SE MARCHÓ. Autor. Azul Osorio

 

Esa tarde me dijo adiós y yo lloré.

Dijo que no me quería y que no regresaba.

No recuerdo cúantas lágrimas derramé.

Y el dolor que sentí por mi alma destrozada.

 

Con ese adiós y mi desdicha me quedé.

El sonreía y era feliz mientras se alejaba.

Lo vi marcharse y no lo pude detener.

Ha dejado un vacío inmenso dentro de mi alma.

 

Se marchó de mi lado sin importale nada.

De nada valió que lo amara con locura.

Olvidó lo bueno que mis brazos le brindaban.

Renució a mi amor y a toda mi ternura.

 

Con su partida dejó muerta mi ilusión.

Y los sueños hermosos se hicieron pesadillas.

Aún no alcanso a comprender su alejamíento.

Si entre los dos el resulado era una maravilla.

 

Él se fué sin mirar el dolor que me causaba.

No he logrado recuperarme de su despedida.

Intenté por todos los medios arrancarlo de mi alma.

Pero viene a mi recuerdo cuando me sangra la herida.

 

Olvidarlo es como colgarse a un imposible.

No soy capaz de estar un día sin recordarlo.

Si él me dijera que vuelve conmigo.

Olvidaría su partida con tal de seguirlo amando.

 

Para seguir con el sueño de hacerlo feliz.

Y entregarnos nuevámente en cuerpo y alma.

Olvidar todo el daño que aquello me causó.

Solo así mi sufrimíento estará en calma.

 

 

Anuncios

Comenta mi poema

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s