QUE TE DEVUELVAN EL DAÑO. Autor. Azul Osorio

 

 

De la vista de mis ojos cansados.

ÉL que creé en quimeras se quema.

Y tú te has quemado.

Hipocrecia de hipocrita redomado.

Te envolveré en lágrimas saladas.

Largate antes de que te haga más daño.

 

No quieres ilusiones de paja.

No bebes de la fuente de la esperanza.

Arrimas el hombro a la distancia.

Y vences tu miedo con cobardía barata.

Así que ya estás fuera.

Tal y como lo querías, tal y como lo deseabas.

 

Te lo dije… te decepcionaré.

De tu pequeña herida haré una ventana.

Donde solo la oscuridad manda.

Para que veas que mi vida no es solo versos.

Te adueñaste de lo que no era tuyo.

Mi camino no conduce a nada.

 

Te dañaré si me sigues.

Sentirás el frío que te prometí.

Te dejaré atrás abandonado.

Hasta el día que comprendas.

Que si rómpiste, también te romperán el alma.

Y te dejarán el corazón destrozado.

 

Vete de aquí, no quiero verte.

No quiero oler tu cuello en mi cama.

No quiero besos escritos en palabras.

Son veneno que me asquean el alma.

No me des lo que ya no quiero tener.

Son estrellas fugases que se escapan.

 

¡Fuera!. ¿Ó es que acaso no lo ves?.

Eres más hipocrita que quien te habla.

No cres en mi, te maldigo a que no creas en nada.

No me lastimes las alas.

El daño luego sale caro.

Mataré la vid de donde tu sangra mana.

 

No pretesdas redimirme.

Ya no permito que acaricies mi cara.

El cabello que tanto amas es solo mío.

Mi voz no volverás a escucharla.

Al igual que mis poemas.

Cansados de tus manos que los callan.

 

Largo de aquí si es que te quieres un poco.

O serás un infeliz hipocrita.

Convertido en sal sin ser salado.

No hay mar, ni vida, ni luz.

En tus ojos de enamorado.

Solo sueños rotos que gracias a ti he soñado.

 

No escarbes en mi mundo.

No escarbes porque no encontrarás nada.

Aquí tampoco hay vida, aquí tampoco hay agua.

No saciaré la sed que te mata.

No la calmaré en ésta vida.

Ni tampoco en la vida de la que hablas.

 

No compartiré mi cama.

No abrasarás mi cintura.

Seguiré escribíendo hipocrecias malvadas.

Hasta que te canses de leer.

Para regalartelas envueltas.

En tu misma realidad falsa.

 

Sal ya de aquí, cierra esa puerta.

No querrás verme morir.

La muerte no tiene nada de bella.

Déjame sola morir.

Allá no me podrás seguir.

O haré que te mueras aquí a mi vera.

 

Has sido cruel, has sido malo.

Has jugado con lo que es sagrado.

Que te devuelvan el daño.

Que te cierren la mirada.

Es solo lo que mereces.

Escupiste al cielo y te cayó en la cara. 

 

 

Anuncios

Comenta mi poema

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s