PARA QUE NUNCA REGRESES. Autor. Azul Osorio

 

Me voy a ir y vas a estar llorando.

Ya no te rias porque hablo enserio.

Vas a sufrir cúando veas que me marcho.

Y no te sorprendas si me ves tan serio.

 

Haré mi vida con otra persona.

Le daré a ella lo que tú desprecias.

Ya sé que estás cansada de escucharme.

Ya no vas a oír tantas palabras necias.

 

Y cúando veas que por fin me marcho.

Cúando descubras que me encuentro lejos.

Querrás buscarme hasta dar conmigo.

Pero jamás escucharía tus ruegos.

 

Y entonces entenderás tantas cosas.

Cosas que te dije y nunca creiste.

Tantas promesas que salieron de mi boca.

Y nunca cumplí por que nunca me quisiste.

 

No actues más pues yo sé que te duele.

No mientas más y no te hagas la fuerte.

Quieres llorar y te tragas el llanto.

Quieres rezar para cambiar tu suerte.

 

Quieres pedirme que está vez me quede.

Que olvide todo y empezar de nuevo.

Como si fuera tu nuevo juguete.

Más te equivocas por que ésto no es juego.

 

Y yo ya no recuerdo cúal fué la primera.

La primera vez en que escuché lo mismo.

Como siempre hoy te vas y mañana regresas.

Cómo en un solo hombre cabe tanto cinismo.

 

Ya me cansé de todos tus chantajes.

Mis oídos no tienen ganas de escucharte.

Esa canción la aprendí de memoria.

Vete otra vez con ganas de quedarte.

 

Te enseñaré como se hacen las cosas.

Yo te diré cómo es que vas a hacerle.

Yo te diré cómo debes marcharte.

Y lo que harás para que no regreses.

 

Marchate de una vez y para siempre.

Eres un hombre no un adolecente.

Trata de que no me queden dudas.

Hazme creer que no volveré a verte.

 

No seas idiota porque no te queda.

Si no funciona cambia de estrategía

Aprende a crecer y a tener verguenza.

No eres reloj para dar tantas vueltas.

 

Para qué te vas si vas a regresarte.

Tus amenazas conmigo no van.

Soy tan amable que hasta te abriría la puerta.

Pero antes jurame que nunca regresarás.

 

El sol estaba alto y ya se está ocultando.

Se puede hacer tarde y se te acaba el tiempo.

El tren pasará y perderás tu viaje.

Pero si lo pierdes con gusto te pago el vuelo.

 

Primera, segunda y última vez.

Ni ganas de escucharte decir eso.

He soñado con que nunca regresas.

Cumple mi sueño que del deseo está preso.

 

Es lo último que por ti puedo hacer.

Aunque quisiera ya no te podría ayudar.

Tanto lo hiciste y nunca aprendiste.

Pero ya te enseñé cómo te debes marchar.

 

Alza la cara y dime convincente.

Que en otros brazos hayarás consuelo.

Que por nada piensas en retrocederte.

Como tantas veces arrastrádote en el suelo.

 

Vete y que se nos ilumine el mundo.

Tus amenazas apagan mi estrella.

Dame el regalo de sentirme libre.

Mienteme y dime que serás feliz con ella.

 

No seas cobarde y aprende a olvidarme.

Finge que ganas y que lo lograrás.

Tu cobardía me hizo valiente.

Si te vas a ir pues largate ya.

 

Y cúando quieras volver recuerda mis palabras.

Y aferrate a esa por la que me olvidarás.

Pero si resulta que mi amor te vence.

No te preocupes que tu orgullo te levantará.

 

Jurate que puedes y da pasos firmes.

Grita que no duele y que tienes dignidad.

Que lo que se queda aquí es tiempo pasado.

Y piensa que sólo los perdedores regresan atrás.

Anuncios

Comenta mi poema

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s