A QUIEN CORRESPONDA.

¡Te lo di todo!.

Todo cuanto me pediste y di hasta lo que no podía darte.

Y solo recibí interez, ese que tu disfrasabas de amor.

¡Está noche por fin te largas!.

Pero ves lágrimas en mis ojos y te detienes en la puerta.

Y entonces preguntas con todo el cinismo del mundo… ¿estás llorando?.

Si… estoy llorando, pero no es por tu partida.

Ni por el dolor que tú “crees” que me causas.

Estoy llorando si… pero las lágrimas que ves son de rabia, de impotencia pasada.

¡Me parece increible lo estúpido que fuí!.

¡Es una lastima!.

Mi valioso tiempo tirado a la basura.

¡Ya se te callo la mascara!.

Te mostraste tal cual eres… interezada y enamorada,

pero de alguien que no soy yo.

¡Tanto cielo perdido!.

¡Tanto tiempo perdido!.

¡Tanto dinero perdido!.

¡Tú lo que quieres es violar mis derechos!.

Yo no soy la dictadura de tus dedos en movimiento.

¿Marioneta yo?.

¡Ni sueñes!.

¡Primero te mando al diablo!.

Y me quedo con la satisfacsión de no darte más de lo que casi ya ni tengo.

Yo no puedo… ni quiero volver atrás.

Pierdes tu tiempo, ya no me hace efecto el veneno de tu amor.

¡Mi cerebro trabaja a mil por hora!.

Si me deje engañar fue mi regalado gusto, gusto que ahora se acabo.

Siempre tenerte que escucharte, que comprenderte, que consolarte.

¿Después de eso ahora quieres humillarme?.

¡No estoy dormido para permitirlo!.

Tú te largas y yo te olvido…

¿A ésto le llamas adiós?.

¡Te equivocas ‘tontita’!.

No se le puede llamar adiós… ¿cual adiós?.

¡Si nunca nos tuvimos afecto!.

Nunca nos tuvimos respeto y menos amor…

Estó no es mi funeral… solo se trata del zarpaso del aguijon de un alacran.

Desde hace mucho tiempo que dejaste de éxistir.

¿A que se “supone” que le tengo que llorar?.

¿Pretendias que yo fuera tu escalon para llegar arriba?.

Vas y te buscas otro tonto que te sirba de escalera.

Yo desde hace un mes conocí al que es y será mi verdadero amor.

Por la que con los ojos cerrados daré lo que según a ti te falto.

Lo daré por ella que no me pide nada y que sin embargo ocupará el reino que mi corazón le construyó.

Ella no necesita lo que tú exigiste… y es inmensamente feliz solo con mi amor.

Si tú estás ella no entra, así que te estás tardando, tienes que hacerte a un lado para darle paso a mi verdadera Reina.

 

Antes de que te vayas dejame darte las gracias por el inmenso favor que me haces.

Está mañana al despertar no pudiste decirme mejor cosa.

La buena noticia de que por fin te largas ha puesto a saltar de gusto mi corazón.

¡¡¡Bienvenida sea mi libertad!!!.

Con tu partida dejo de estar preso, y puedo gritarle que soy libre para entregarme a ella que su solo nombre significa MI FELICIDAD.

Anuncios

Comenta mi poema

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s